La Rioja Alavesa se diferencia de otras zonas vitivinícolas por tener unas características climáticas propias y también en los métodos singulares de vinificación.

La ubicación de la Rioja Alavesa en una zona de transición atlántico-mediterránea garantiza a la mayoría del viñedo unas dosis suficientes de sol y de agua necesarias para la maduración óptima de la uva. Cada año se extraen entre cinco mil y seis mil kilos de uva por hectárea, lo que hace de la Rioja Alavesa, una de las zonas más prolíferas de España en producción vitivinícola.

Los agricultores de esta zona, llevan siglos dedicados fundamentalmente al cultivo de la uva, de ahí la profesionalidad que impera a día de hoy en esta región y que es tan apreciada en el sector. Algunos de los aspectos que hacen que Rioja Alavesa produzca vinos de tan excelente calidad: su clima seco y soleado, su suelo calizo y pobre, una vinífera selecta y una vinificación de calidad que mezcla la tradición y tecnología.

Más información en www.riojalavesa.com